La menopausia se presenta entre los 45 y 50 años de edad

La menopausia es el cese del periodo menstrual, acompañado de múltiples cambios hormonales y síntomas diversos. Cada día son más las mujeres que se interesan por los cambios y posibles padecimientos que se presentan en esta etapa de la vida.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

La menopausia se presenta entre los 45 y 50 años de edad, también en algunos casos antes de los 40 años (menopausia precoz).

Los periodos menstruales se tornan irregulares y escasos, los cambios de ánimo vuelven a la paciente más susceptible. Hay sequedad de la piel y de mucosas, pueden presentar dolores articulares y musculares, disminuye el apetito sexual, con frecuencia presentan insomnio, el aumento de peso parece ser incontrolable, la depresión y presencia de bochornos son característicos de esta etapa.

¿Qué debo hacer al llegar a la menopausia y cómo estar prevenida?

Cuando la paciente se encuentra en esta edad debe de acudir a un especialista para obtener un consejo adecuado. Se debe realizar una evaluación completa con exámenes de laboratorio, mamografía y densitometría ósea. Es muy frecuente que se detecten otros problemas como; alteraciones de peso (obesidad), o problemas metabólicos como diabetes e hipertensión arterial; en estos casos contamos con el apoyo de médicos especialistas que te ayudarán a determinar el tratamiento adecuado.

¿¿Qué hacer con esas hormonas perdidas?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda hacer una evaluación precisa de cada caso y mantener un equilibrio hormonal adecuado a cada paciente. Si la paciente no tiene riesgos deberá utilizar tratamientos hormonales de reemplazo para disminuir sus síntomas y prevenir enfermedades a largo plazo.

El objetivo de nuestros tratamientos es disminuir los riesgos de padecer enfermedades que favorecidas por la deficiencia hormonal, como la Osteoporosis, enfermedad coronaria del corazón, depresión emocional, insomnio, trastornos urinarios, entre otros.

¿Qué debo hacer al llegar a la menopausia y cómo estar prevenida?

Cuando la paciente se encuentra en esta edad debe de acudir a un especialista para obtener un consejo adecuado. Se debe realizar una evaluación completa con exámenes de laboratorio, mamografía y densitometría ósea. Es muy frecuente que se detecten otros problemas como; alteraciones de peso (obesidad), o problemas metabólicos como diabetes e hipertensión arterial; en estos casos contamos con el apoyo de médicos especialistas que te ayudarán a determinar el tratamiento adecuado.

¿Cómo puedo mantenerme saludable después de la menopausia?

Las pacientes en esta etapa deben de preocuparse por estar en mejores condiciones, la alimentación debe de mejorarse, la evaluación nutricional es de suma importancia, al igual que una rutina de ejercicio diario dará un apoyo extraordinario al cuerpo. La recomendación en esta etapa es: comer menos y moverse más.

¿Qué debo saber acerca de mi corazón y huesos?

Durante la transición menopáusica hay disminución natural de la producción ovárica del estrógeno. Para algunas mujeres, esta reducción de hormonas se asocia al aumente de ritmo cardíaco y presencia de palpitaciones, así como arritmias cardiacas.

Durante el transcurso de la vida, el cuerpo mantiene un equilibrio entre la pérdida de hueso y la creación de nuevo hueso. La masa ósea aumenta desde el nacimiento hasta alcanzar su punto máximo alrededor de los 30 años. Entre los 30 y 35 años, el cuerpo comienza a perder hueso más rápidamente de lo que puede formarlo. La menopausia acelera la pérdida de masa ósea drásticamente.

Después de la menopausia, los ovarios dejan de producir la hormona, principalmente el estrógeno, el cual ayuda a mantener los huesos fuertes. Aún durante la perimenopausia (el periodo de 2 a 8 años antes de la menopausia), cuando comienza a tener una menstruación irregular, los niveles de estrógeno pueden comenzar a bajar.

Con el tiempo, la pérdida excesiva de hueso puede inicialmente causar la osteopenia (disminución de la masa ósea) y luego la temible osteoporosis, una condición en la cual los huesos se debilitan y tienen mayor posibilidad de fracturarse.

¿Qué hacer con esas hormonas perdidas?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda hacer una evaluación precisa de cada caso y mantener un equilibrio hormonal adecuado a cada paciente. Si la paciente no tiene riesgos deberá utilizar tratamientos hormonales de reemplazo para disminuir sus síntomas y prevenir enfermedades a largo plazo.

El objetivo de nuestros tratamientos es disminuir los riesgos de padecer enfermedades que favorecidas por la deficiencia hormonal, como la Osteoporosis, enfermedad coronaria del corazón, depresión emocional, insomnio, trastornos urinarios, entre otros.