Técnica en el cual los espermatozoides se someten a un conjunto de cambios fisiológicos provocando una hiperactivación

Es la técnica en el cual los espermatozoides se someten a un conjunto de cambios fisiológicos provocando una hiperactivación, maximizando su capacidad fértil. Este procedimiento nos ayuda a obtener solo los espermatozoides más viables.

Prueba de Capacitación Espermática

 

¿Qué es la capacitación espermática?

La capacitación espermática se conoce como el proceso que ocurre de forma natural en el espermatozoide, mediante el cual, sufre una serie de cambios fisiológicos con el objetivo de adquirir la capacidad de fecundar al óvulo.

Solo al ser expulsados en la eyaculación, los espermatozoides no son capaces de penetrar la gruesa membrana del óvulo, para ello es necesario que se lleven a cabo una serie de cambios en su estructura, los cuales ocurren una vez que están en el aparato reproductor femenino.

En los tratamientos de reproducción asistida de Fecundación In Vitro e Inseminación Artificial, la capacitación espermática se puede realizar en el laboratorio, para mejorar los resultados de estos

¿Para qué se realiza la capacitación espermática? 

La capacitación espermática se puede realizar en dos indicaciones:

  • Dentro de la espermatobioscopía directa, ya que, junto con el seminograma, es una de las pruebas para el diagnóstico de la infertilidad masculina, ya que permite evaluar la supervivencia espermática y el movimiento de los espermatozoides en cultivo tras haber sido capacitada.
  • Una vez realizado el estudio de la pareja, la capacitación espermática también se aplica a las muestras de semen cuando se va a realizar un tratamiento de Inseminación Artificial, Fecundación In Vitro o ICSI, para mejorar sus resultados.

¿Cómo se realiza la capacitación espermática?

La capacitación espermática se puede llevar a cabo mediante dos técnicas diferentes de laboratorio:

  • Swim-up y Gradientes de densidad: El objetivo de estas técnicas es procesar la muestra eliminando el plasma seminal y seleccionando los espermatozoides de mejor movilidad para llevar a cabo la fecundación del óvulo.

A partir de los resultados obtenidos en la capacitación espermática, y teniendo en cuenta el seminograma que se pide también al paciente, se podrá aconsejar la técnica de reproducción asistida más adecuada para cada caso, y así, aumentar las probabilidades de éxito (Inseminación artificial, FIV convencional o FIV-ICSI).